lunes, 9 de enero de 2017

Apocalipsis (I), una intervención divina


Pablo Rioja | León

Me interesa el tema del Apocalipsis bíblico. Lo cierto es que siempre me ha llamado poderosamente la atención cómo un libro puede contener tantos mensajes, profecías, enigmas y revelaciones inspiradas por Dios. Toda una descripción cristiana y católica de cómo serán los últimos tiempos antes de la segunda venida de Jesucristo.

Mucho se ha especulado a lo largo de la historia sobre cuándo tendrá lugar el Apocalipsis, pero por más que el hombre se empeñe en aventurarlo sólo Dios sabe el día y la hora. Hace apenas unos días escuchaba vía Youtube una conferencia del padre José Antonio Fortea (sacerdote católico y teólogo especializado en demonología) sobre este tema tan confuso y apasionante a partes iguales.

Me impactaron dos cosas de su particular visión. Insistía en que nadie puede dar una fecha exacta porque sólo Dios lo sabe, pero sí dejaba claro que, desde su experiencia y en su opinión, a lo largo de la historia Dios ha tenido que intervenir de forma extraordinaria en el mundo varias veces. Para el padre Fortea "no pasará esta generación sin que Dios intervenga de forma extraordinaria". Es más, el autor de Summa Daemoniaca se atreve a poner una fecha límite: "No más de 20 años".

Considera este sacerdote nacido en Barbastro que "la copa del pecado ya rebosa" en una generación donde se cometen crímenes atroces, donde el aborto es ya el mayor genocidio, donde la sociedad "en general" ha apostatado y dejado a Dios en el olvido. Son muchos los expertos de todas las ramas que aseguran que el problema real de Europa no es económico, ni político, ni cultural, sino que viene del rechazo profundo que los gobiernos y ciudadanos han hecho de sus raíces cristianas. La propia Ángela Merkel apoya esta tesis.

No dice Fortea que el fin de los tiempos esté cerca, él se limita a hablar de una intervención divina extraordinaria. Considera que Dios creó al hombre para que fuese feliz y que siempre da tiempo para la conversión, para retornar al camino de la Verdad. Pero que, como hizo con el Diluvio Universal, cuando ya no hay otro remedio, termina por intervenir de esa forma extraordinaria. De nuevo Fortea aclara que no sabe cómo será esa actuación. Sólo ofrece su visión en base a su experiencia y al devenir de los acontecimientos.

La segunda cosa que me llamó la atención de su charla fue su particular visión de cómo los cristianos seremos perseguidos en un futuro cercano. Los poderes políticos crearán cada vez más leyes aparentemente 'correctas' de cara a la sociedad que chocarán frontalmente con el catolicismo. "Seremos multados y en algunas ocasiones castigados por salirnos de su normalidad", asegura.


Os dejo el vídeo por si queréis escuchar la conferencia íntegra. No tiene desperdicio. 

pABLO rIOJA (9/1/2017)

QUIZÁ TAMBIÉN TE INTERESE:

Las cinco puertas por las que entra el demonio

La hipocresía de la iglesia con Halloween

La acción ordinaria del demonio, el gran peligro

Apocalipsis III, ¿de qué trabajaremos en el futuro?

No hay comentarios:

Publicar un comentario